Escuela de padres

Escuela de padres

Zanahoria, huevos o café

A continuación os dejamos con una fábula que esperamos que os guste y os ayude a reflexionar.

“Una hija se quejaba a su padre de las dificultadas que envolvían su vida. No sabía cómo seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando se solucionaba un problema, aparecía otro. Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo y allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre un fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una de ellas colocó zanahorias, en otra sumergió los huevos y en la última, granos de café. Las dejó hervir sin pronunciar palabra mientras su hija esperaba con impaciencia preguntándose qué pretendía su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las dispuso en un tazón. Saco los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente coló el café y lo introdujo en un tercer recipiente. Mirando a su hija le dijo:

– ¿Qué ves?

– Zanahorias, huevos y café – fue su respuesta.

Le pidió que se acercara y tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Era un huevo duro. Le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma. Humildemente la hija preguntó:

– ¿Qué significa esto papá?

Él entonces le explicó que los tres elementos habían sufrido la misma adversidad: el agua hirviendo, pero habían reaccionado de forma distinta. La zanahoria estaba dura antes de llegar a la olla, pero después de pasar por el hervor se había vuelto débil y fácil de deshacer. El huevo había llegado al agua frágil, pero tras someterse a las altas temperaturas su interior se había endurecido. Los granos de café, sin embargo, eran únicos: después de cocerse se habían vuelto líquido.

– ¿Cuál eres tú? – preguntó a su hija – Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?. ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero cuando las cosas se ponen difíciles se vuelve débil y pierde su fortaleza?, ¿o eres un huevo?, poseías un espíritu fluido pero que ante una situación difícil te conviertes el alguien amargo, áspero y duro de corazón. O finalmente, ¿eres un grano de café?. El café cambia con el agua que hierve, cuando las cosas se ponen peor, tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren?”.

¿Te has planteado alguna vez cómo reaccionas cuando tu equipo (o tú mismo) no obtienes los resultados que esperas?. ¿Eres de los que te vienes abajo y te conviertes en alguien incapaz de superar la derrota?, ¿o de aquellos jugadores que en lugar de apoyar a su equipo buscan culpables a los que achacar la sucedido?. O por último, ¿eres de las personas que aprenden de sus errores tanto como de sus aciertos, y cuando la situación se vuelve complicada se esfuerza y trabaja más que nunca en los entrenamientos apoyando en todo momento al equipo?.

¿Cuál eres tú?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *